top of page

Un desconocido se folló a mi esposa

En aquel momento mi esposa tenía alrededor de treinta y un años de edad, un cuerpo perfecto; el pecho firme y el coño totalmente afeitado del que yo estaba muy orgulloso. Teníamos una vida sexual muy dinámica y satisfactoria. Teníamos fantasías y habíamos follado en la mayoría de los lugares más extraños que pudimos encontrar. Ella es una de esas mujeres a las que todo el mundo se quiere tirar.

Aquella ocasión, iba vestida con una falda corta, botas altas y un top blanco ajustado que hacía que su pecho se viera increíble. La noche empezó como cualquier otra, nos fuimos a una discoteca de moda a pasarlo bien. Llevaríamos una hora cuando fui a buscar bebidas. Cuando regresé ella estaba hablando con un tipo negro muy guapo y muy bien construido, les saludé y los dos se miraron. Entonces mi esposa dijo— ¿Vas a decírselo tú o lo hago yo? — Sin esperar respuesta, ella se volteó, me miró y dijo— Quiere follarme nene ¿Qué te parece?

Al oírla mi polla se puso dura como una roca, ella me miró y sonrió y luego se volvió hacia Adán y le dijo— Creo que eso es un sí.

Dejé las bebidas y fui al baño a buscar condones, mientras dejábamos que Lola pensara a dónde podíamos ir, recordé que tenía las llaves de la casa de un amigo que estaba fuera, así que les sugerí que podríamos ir allí.

Fuimos al coche de Adán, yo me subí a la parte de atrás y Lola fue delante. Era sólo un corto recorrido, casi un paseo. Nada más llegar, me adelante y abría la puerta. Cuando me di la vuelta pude verlos besándose en el coche. Silbé para llamarlos y Lola llegó primero mientras pasaba por delante de mí me susurró— Tiene una polla enorme, la acabo de notar.

Todos nos dirigimos a la sala de estar y cuando entramos ella se dio la vuelta y me dio la cámara que llevó a la fiesta y me guiñó un ojo. Se sentó en el sofá y Adán se puso a mi lado mirándola. Ella se quitó su pequeña tanga negra y abrió bien las piernas para mostrarle que su coño afeitado ya estaba mojado. Yo no me podía creer lo mojado que estaba. Ella miró a Adán y dijo— ¿Te gustaría llenar esto con su polla?



24 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Isabella

Maya29

Clara29

Your content has been submitted

bottom of page